VIAJE A LA HUMILDAD

VIAJE A LA HUMILDAD

Humildad. –  significado

Reconocimiento de nuestras propias carencias.

Aceptación de las virtudes y competencias de los demás

Saber que solo atraemos por lo que ofrecemos.

Posición permanente de aprendizaje.

Descubrimiento diario.

 

Existen tres tipos de humildades.

Aquella que proviene del origen, de la posición social que uno hereda. Antes eran humildes los esclavos, los criados y los siervos. En una palabra, los pobres. A veces es un concepto nos limita cuando pensamos en alcanzar metas que, en teoría, no están a nuestro alcance. Por ejemplo: Soy pobre y por lo tanto no puedo crear ni propia empresa.

Existe la humildad como posicionamiento ante otros de nuestros congéneres que han logrado mucho más que nosotros. Nos sentimos humildes cuando estamos ante aquellos que han conseguido grandes hechos o metas. Por ejemplo, soy humilde ante un gran pintor, un gran escritor, un gran atleta.

Y existe una tercera humildad como actitud, que es una humidad voluntaria, creada y practicada por personas que saben ver con realismo su entorno y su vida y que la adoptan como un utensilio de crecimiento.

Así como los dos primeros tipos de humildad aparecen en nuestro comportamiento de forma natural, la tercera es una opción que exige sinceridad. Nunca puede ser ni una mera pose interpretativa ni una falsedad que oculte otro tipo de intereses o ambiciones.

Requiere creer realmente en una postura de aprendizaje, de escucha, de reconocimiento de lo que los demás saben y hacen.

Y exige también un reconocimiento que uno solo merece recompensa por aquello que es capaz de ofertar a los demás, ya sea en el plano personal o en el profesional.

 

Uno de los problemas de nuestras Organizaciones: La Soberbia.

El mundo de las Organizaciones está lleno de personas que aspiran a recibir por aquello que aún no han realizado. Que se creen con derecho a cobrar o ser reconocidos por lo que ellos piensan que es su potencial, sin haber demostrado aún su valía y su efectividad.

Esta demanda se ha extendido tanto por nuestras Organizaciones que muchas de ellas pierden sus energías configurando equipos y liderazgos en base a las expectativas y los proyectos y casi nunca en base a los resultados reales.

La denominación “proyecto profesional” circula por las entrevistas de salida o de selección de forma mayoritaria, mientras que el concepto “realizaciones” ni se exige ni se investiga.

 

Empresas y directivos que van al revés  que la generalidad.

A pesar de lo que hace la mayoría, algunas de las Empresas que más están creciendo en los últimos años, se han dado cuenta de que en un mundo cada vez más complejo tecnológicamente, la persona culta y que domina tres o cuatro áreas científicas, empieza a ser un raro ejemplar.

Los conocimientos y las especialidades en todos los campos del ser humano se han multiplicado exponencialmente en las últimas décadas, y ello implica una, cada vez mayor, especialización.

Nuestro día a día está lleno cada vez de especialistas, no ya en un campo genérico, sino cada vez más superespecializado.

Y los verdaderos líderes van adoptando una postura de humildad, de escuchar a estos especialistas, de intentar comprender de que les hablan.

A diferencia del prototipo de líder que hasta ahora hemos conocido, no intentan dirigir desde el primer momento. No intentan dar pautas sin oír. No marcan el camino. Solamente enumeran y fijan los grandes objetivos.

Los directivos que adoptan este tipo de humildad adquieren tres tipos de comportamientos:

Uno. – Hacen algo que les gusta profundamente, y que, sin notarlo, les lanza a hacerlo bien, muy bien, extraordinariamente bien.

Dos. – Aprenden a convivir con especialistas de otras materias, ante los cuales guardan un profundo respeto. El hablar de todo, sin que a veces se tenga nada más que un  conocimiento general, se va transformando en un profundo y respetuoso silencio.

Tres. – Producen cosas, normas, procedimientos, … en una palabra objetos concretos, ya que su fin no es ya la gestión compartida de la Empresa, sino la producción especifica de su departamento o de su especialidad.

 

 

 

 

 

 

Share

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*