TANGIBLE O INTANGIBLE. La forma de ver las Empresas

TANGIBLE O INTANGIBLE. La forma de ver las Empresas

 

Cuando Vd. acude a una entrevista de selección la inmensa mayoría de los datos que le van a facilitar, corresponden a números, cantidades, tamaño, dimensión.

En una palabra todo aquello que tangibiliza la Empresa, lo que la hace medible.

Sin embargo pocas veces le hablaran de lo que sucede, de los sentimientos, de las anécdotas, de los ritos y de los mitos que se han construido dentro de esa Organización. Lo Intangible de la misma.

Como mucho le darán unas pinceladas acerca de si la Empresa es una multinacional, o una empresa familiar. Y lo que es aun peor, quizás Vd. se preocupe de ver por Internet que valores tiene su posible futuro puesto de trabajo.

Quizás le estén o se esté Vd. engañando.

 

¿Qué es una Empresa?

Cuando pensamos en una Empresa o en una Organización, asociamos inmediatamente aquello que representa para nosotros.

Por un proceso natural nos viene a la mente en primer lugar las imágenes o los objetos, marcas, productos  que la representan.

Ferrari son coches, Apple son Ipad e Iphones, Coca Cola es una bebida refrescante.

Pero también y gracias a la publicidad todas estas marcas representan algo más- Un sentimiento, una sensación, un estilo de vida, una emoción a veces inexplicable que esta dentro de nuestro interior,

Es un concepto que utilizan muy bien las campañas de marketing y publicidad. Inclusive  veces, la imagen creada influye en motivaciones más profundas de nuestro subconsciente.

La marca de sábanas de las que siempre hablo la abuela, el chocolate que nos gustaba de pequeños, la marca de motos con la que se deslumbraba en el barrio.

Y entonces descubrimos que Ferrari no son solamente coches, ni Apple son solamente teléfonos o Coca-Cola no es solamente una bebida refrescante.

Y aprendemos que además de lo que observamos y vemos hay una realidad de sentimientos detrás de cada marca y de cada campaña publicitaria.

Y que detrás de ese sentimiento  o de esa imagen, hay un producto y una empresa que lo produce.

 

El Gran Cambio

Sin embargo cuando encontramos esas u otras Empresas, desde el punto de vista del profesional que va a trabajar en ellas o de la realización de negocios,  cambiamos lo anímico por lo racional y empezamos a querer saber datos tangibles de las mismas.

Nos interesa su tamaño, cuanto vende, cuantos trabajadores tiene en plantilla, en cuantos países esta implantada, cuantas toneladas produce……

Inclusive trasladamos esos datos a gráficos donde podamos comprender que es y como funciona. Pedimos un organigrama, una descripción de puestos de trabajo, un porfolio de servicios, un catalogo de productos.

Cuando necesitamos evaluarla solicitamos datos acerca de su volumen de ventas, sus beneficios, el numero de empleados etc. etc.

Números, cuantificaciones, objetos, mapas, …… necesitamos medir, tocar, palpar,   …. Adaptarlo a nuestra inteligencia lógica.

Nuestro paradigma nos obliga a olvidarnos de los sentimientos para producir una visión racional de la misma.

Sin embargo, al igual que ocurre con sus productos, las empresas son algo más.

Es curioso que ninguno, repito,  ninguno de los grandes autores relacionados con el estudio de la organización de la Empresa hace mención de la utilidad que se puede dar a este tipo de datos o mediciones.

Por el contrario al analizar o estudiar una empresa o una organización ellos (los grandes autores) hablan en términos de movimiento, de tendencias,  de:

Variabilidad del mercado (Crece o decrece)

Variabilidad de la tarea (Casi no varia o Es muy diferente según el cliente)

Tipología de Productos:  vaca, cerdos, etc.

Fase en la que se encuentra la Empresa (Crecimiento, Delegación, etc. ver…. )

Clima

Cultura

Propiedad (Multinacional, Grupo, Familiar, Individual)

Edad.

¿Han visto a Vds. Explicar a algún candidato en un proceso de selección, estos factores?. La respuesta mayoritaria es: no. Como mucho se apuntan como “particularidades” algunos aspectos de lo antes citado.

Y sin embargo la importancia de conocer estos intangibles es enorme.

 

¿De que hablamos?

Una Empresa puede ser muchas cosas. Desde el sueño de un visionario o la casualidad de un descubrimiento. Desde la cobertura de una necesidad de la sociedad, hasta la alternativa a un servicio que no funciona.

El origen y la finalidad y el momento en que se encuentra cada organización hace las variables de su cultura y de sus “intangibles” sea enorme.

Y aún viendo la cantidad inmensa de variables que nos aparecen, algunos autores y algunos consultores e innumerables “opinadores” de las redes sociales siguen considerando que la Empresa es una Organización y como tal podemos definirla y sentar las bases de cómo puede funcionar.

Ni existen dos empresas iguales ni pueden dárseles las mismas soluciones.

Ese intento simplificador se halla en los intentos de representarla gráficamente a través de organigramas, en las definiciones que pretenden estandarizar las funciones o los procesos o en las aspiraciones de concretar su misión.

Según Schein, una Organización es la coordinación planificada de las actividades de un grupo de personas para procurar el logro de un objetivo o propósito explicito y común, a través de la división del trabajo y funciones, y a través de una jerarquía de autoridad y responsabilidad.

En una palabra si Vd. quiere saber donde va a ir a trabajar:

  • Busque información de cómo es la Empresa por dentro, que dicen los que están o los que han pasado por ella.
  • No se preocupe tanto por los números y piense en los sentimientos.
  • Intente conocer las reglas no escritas de cómo funciona en el día a día.
  • Sepa que la realidad de las Empresas NO ESTA ESCRITA EN NINGUN PAPEL (y TAMPOCO EN INTERNET

 

Share

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*