ERRORES FRECUENTES EN LA MOTIVACION

ERRORES FRECUENTES EN LA MOTIVACION

Una de las grandes preocupaciones de muchos directivos y de gestores de los recursos humanos en las Empresas es el tema de la motivación de las personas.

Todo el mundo coincide que unos trabajadores motivados, son mucho más productivos que otros faltos de dicho impulso vital. Y no hace falta haber estudiado en la Universidad para llegar a esa conclusión.

Sin embargo en muchas Organizaciones se confunde la Motivación con formulas simples y simplistas para que los componentes de la Empresa estén satisfechos.

 

Primero.- Motivar no es Incentivar.

Cuando se intenta que las personas sean mas felices y acudan a du puesto de trabajo por la vía de la incentivar las retribuciones económicas, el placer suele ser corto y efímero.

Lo que al principio llena de alegría por la posibilidad de ganar unos euros más, se va convirtiendo poco a poco en un cuasi-derecho adquirido.

Pobre de la Empresa que acostumbre a pagar unas primas o unos incentivos por objetivos y no distinga claramente entre el premio y la retribución.

Porque a la larga, la retribución variable se convertirá en una demanda de unos emolumentos que la persona espera y a los cuales cree que tiene derecho y que si no se consigue, destroza toda la motivación y el buen ambiente.

Además hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones la comprobación de resultados conlleva una serie de fricciones acerca de que se ha conseguido, quien es el culpable de no haberlo alcanzado y que pueden acabar en una desconfianza tan grande, que produce el efecto contrario al que se deseaba.

Inclusive, se puede dar el caso de lograr incentivos económicos año tras año y sin embargo, no ser suficientemente valorados y crear un ambiente pésimo por múltiples y variadas razones.

Pregúntense Vdes. por esas empresas con salarios altísimos y condiciones de antes de la crisis y que sin embargo año tras año protagonizan tensiones y batallas sindicales.

Y verán que el dinero, a la larga, de motivante no tiene absolutamente nada.

 

Segundo.- Motivar no es competir.

Ponga Vd. un premio en la vida de sus Empleados. El que más venda tendrá un coche o una moto. En una palabra: un maravilloso regalo de la Empresa. Publicación del ganador, fotos, aplausos, ………y sin quererlo estará Vd. fabricando un ganador y un sinnúmero de perdedores.

Salvo que los premios sean colectivos (fomentará espíritu de equipo en los ganadores) o sean simbólicos (un regalo a una ONG o una placa) no espere Vd. demasiado de que le haya mejorado la Motivación o el buen clima en la Empresa.

Al contrario, acuérdese Vd. de los que han perdido, porque las heridas necesitan algún tipo de cura.

 

Tercero.- Motivar no es prometer lo que no se va a cumplir.

Algunas organizaciones ofertan a los nuevos empleados unos Planes de Carrera maravillosos.

Planes de formación, Posibilidades de Formación, Ejemplos de Hombres y mujeres que han llegado a la cúpula de la Organización. Etc etc etc. 

La realidad es que , salvo empresas muy grandes, casi nadie puede ofrecer un plan de carrera real a ninguno de sus nuevos empleados.

Y ojo, porque en estas grandes corporaciones, además de las subidas hacia la cúspide, también existen las muy dolorosas salidas de lo que no han logrado su objetivo.

Pero claro, aqui existe siempre el recurso de echarle la culpa al fracaso de la persona y no al engaño del sistema.

Las posibilidades de que se generen dentro de una Organización, vacantes en los niveles superiores es muy difícil y más en tiempos de crisis.

Además España no es un país, donde no es fácil que el mercado de trabajo se mueva. Así que la generación de nuevos puestos es escasa.

He de hacer el inciso que algunas empresas tienen recorridos formativos o de promoción, perfectamente asumibles y que tienen un efecto motivador innegable. Pero en todos los casos se trata de recorridos muy cortos (uno o dos niveles máximo) y en la mayoría de situaciones no es más que el reconocimiento merecido a quienes, con un poco de formación y otro de experiencia, pueden dar mas rendimiento.

 

Tampoco estamos hablando de hablando de un Plan de Sucesión concreto y determinado.

Critico las actuaciones genéricas de algunas Organizaciones que prometen para motivar, aquello de lo que no están seguras de cumplir.

Con el tiempo el trabajador se va dando cuenta de que no existen las vacantes o son un número muy inferior al de los aspirantes. Y la frustración empieza a aparecer.

 

Cuarto.- Motivar no es tener una Cena de Armonía al año o crear falsos eventos de confraternización.

Las cenas de Navidad son el paradigma de un cierto nivel de hipocresía donde se lavan nuestras conciencias. Una vez al año nos dejamos ver como seres sociales, nos sentamos a la misma mesa y luego nos dedicamos el resto del tiempo a tratar a las personas como números, objetos y cosas sin la mas mínima humanidad.

Dejar que las personas se conozcan y se comporten como seres sociales, me parece de lo más racional y productivo para una Organización.

Lo malo es cuando se quiere forzar una cierta socialización, que no esconde más que un intento de falsear las relaciones.

Hace años, las cosas eran mas claras. El “amo” el “dueño” de una Empresa le daba por invitar a sus empleados a una cena. Claro y sencillo. Lo hacía porque quería y no dejaba pie a ninguna manipulación o interpretación. Podía ser por Navidad o por la fiesta del Patrono o por el Aniversario de la Inauguración de la Fábrica.

Lo malo es la actuación de algunos directivos modernos que pretenden que las personas estén más motivadas por generar una serie de artificios sociales.

Conozco el caso de una importante empresa química que celebra la tradicional cena de Navidad de todos los Empleados. Todo el mundo acude con sus mejores galas y es uno de los momentos en donde la señora de la limpieza se sienta con el director general. Hasta se practica el regalo del amigo invisible. Amor y buen rollo a mares.

Esa misma empresa acumula una docena de procesos judiciales por infracción de los derechos de los trabajadores.

Con una frecuencia casi matemática cada dos o tres meses se produce una situación de recorte de derechos, algún tipo de conflicto, y al final juicios, sentencias e indemnizaciones.

Mientras tanto con un efecto “adormidera” cada año celebra su fiesta de Navidad. Naturalmente poco a poco va cayendo la asistencia de los trabajadores, aunque la Dirección lo achaca a los “clásicos descontentos y amargados que en toda Empresa existen”

 

En resumen.

  • Tenga Vd. unos salarios decentes,
  • enseñe a las personas que hay que colaborar sin competir,
  • no prometa nada, sino que recompense cuando alguien se lo merezca
  • y por último deje a las personas ser seres sociales sin artificios…
  • y probablemente tendrá Vd. más motivación que intentando crear falsos artificios.

Share

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*